El primer objetivo de este texto es proponer algunas estrategias expositivas para ayudar a los alumnos que presentan el examen DELE B2 a enfrentar la prueba oral.

Las ideas aquí expuestas son producto de la experiencia obtenida durante un curso de doce horas impartido a tres estudiantes coreanos de entre trece y catorce años, el cual mostró resultados satisfactorios. El segundo objetivo es compartir dicha experiencia.

Los exámenes DELE

El Diploma de Español como Lengua Extranjera (DELE), diseñados por el Instituto Cervantes, es la certificación con más reconocimiento a nivel internacional del idioma español. Son un conjunto de seis exámenes, cuya aprobación acredita cada uno de los niveles del Marco Común Europeo de Referencia (MCER):

A1 Acceso
A2 Plataforma
B1 Umbral
B2 Avanzado
C1 Dominio operativo eficaz
C2. Maestría

El examen B2, específicamente, consta de cinco pruebas: Compresión escrita, Expresión escrita, Comprensión auditiva, Gramática y conciencia comunicativa y Expresión oral. Esta última, a su vez, tiene tres partes y su duración total es de 30 minutos.

La prueba oral DELE B2

Al comenzar la prueba, el examinado recibe un tema de índole cotidiana (“tiempo libre”, “salud”, “vacaciones”, “televisión”, “el trabajo moderno” etc.) acerca del cual prepara una exposición que debe durar entre dos y tres minutos. El examinado dispone de quince minutos para prepararse (es posible hacer algunas notas para utilizarlas durante la exposición). Pasados este tiempo, antes de comenzar la exposición, el examinado debe describir y narrar una viñeta (PARTE 1) que elige de entre dos opciones que se le presentan en ese momento. Debe relatar la serie de dibujos, y por último simular que es uno de los personajes y reaccionar verbalmente de acuerdo a la historia. Al terminar con la viñeta, comienza la exposición (PARTE 2). Cuando ésta ha concluido, se sostiene un pequeño diálogo (PARTE 3) con el entrevistador acerca del tema expuesto.

De esta manera, el tiempo de la prueba se divide en dos períodos: quince minutos de preparación y quince minutos para describir la viñeta, exponer y dialogar.

Las estrategias que planteamos están pensadas específicamente para la parte 2. Las otras dos partes, por supuesto, también requieren el ejercicio de habilidades concretas y la aplicación de estrategias adecuadas. En este artículo, sin embargo, nos concentraremos sólo en la parte expositiva. Quienes deseen encontrar más información acerca de la totalidad de la prueba, pueden visitar el sitio del Instituto Cervantes:

http://diplomas.cervantes.es/

La experiencia con estudiantes jóvenes

Los estudiantes con los que hubo oportunidad de trabajar poseían un nivel alto de español. Han radicado en la Ciudad de México por más tres años. Aunque no asisten a los cursos regulares en la escuela pública mexicana, han estudiado con intensidad la lengua en sus instituciones educativas. Son estudiantes disciplinados que aprenden otras lenguas (francés, inglés, mandarín). Todo esto es relevante porque el reto de un B2 no es menor; incluso, no resulta común que alumnos jóvenes presenten este examen, no sólo por la exigencia en el dominio y organización del idioma, sino también porque los contenidos y temas están planeados para jóvenes-adultos. Esta situación era conocida por los estudiantes (y por sus padres). Ante ella, de manera positiva, se mostraron conscientes y estimulados.

La complejidad del ejercicio en cuestión radica no solamente en el desafío de crear oraciones sintácticamente correctas respecto a un tema, sino en organizarlas en un discurso coherente, unitario y formal. Estudiantes que poseen vocabulario y dominio adecuado de la lengua para aprobar este nivel, muchas veces pueden ver frustrados sus intentos debido a problemas con la estructura y formalidad (se entiende que el reto es mayor para estudiantes muy jóvenes). Además debe tenerse en cuenta el factor tiempo-nerviosismo.

En esta parte de la prueba, se espera que el alumno siga un esquema general introducción-desarrollo-conclusión. Inicialmente, los estudiantes con los que se trabajó presentaron dificultades para definir estas partes y articularlas. Fue necesario trabajar en la elaboración exprés de discursos expositivos e implementar estrategias para estructurar cualquier tema bajo un marco general.

Formalidad

Todo estudiante que presenta esta prueba debe tomar consciencia del tipo de discurso que se espera de él. Deben evitarse coloquialismo y se deben preferir las expresiones cultas o aceptadas contextos formales. Si entendemos esto relación directa con la estructura, podemos empezar a sugerir a los alumnos que las partes de la exposición (introducción, desarrollo, cierre) pueden ser presentadas utilizando marcadores textuales pertinentes. Así, para la introducción, por ejemplo, el alumno puede iniciar con expresiones como: “en primer lugar”, “para empezar” , “en primer término quiero…” etc. De igual forma, el estudiante puede manifestar una opinión con frases como: “desde mi perspectiva”, “desde mi punto de vista”, “en mi opinión” “Yo considero que…” consideradas más formales en el español. De manera análoga, es posible anteceder la conclusión con las locuciones: “para concluir”, “en conclusión”, “finalmente”, “para terminar”, etc.

El estudiante debe conocer pues, cuáles son los registros lingüísticos que cumplen las expectativas de la prueba y a la reflexionar acerca de su relación con la estructura.

Parte de esta toma de conciencia incluye otras expresiones lingüísticas adecuadas (aunque no precisamente ligadas a alguna de las partes de la exposición). Por ejemplo, para expresar causa-efecto: “por esta razón”, “debido a esto”, “por este motivo” etc. También, es posible llamar la atención sobre la pertinencia de otros conectores y organizadores textuales como: “sin embargo”, por otro lado”, “en este mismo sentido”, “en mi caso”, “en primer lugar”, “en segundo lugar”, etc.

Estructura

Una de las dificultades de los alumnos fue organizar sus ideas y lograr dotarlas de unidad y cohesión, así como lograr ceñirse adecuadamente al los dos o tres minutos que debía durar su discurso. Los estudiantes mostraron reiteradamente tendencias a la divagación y al rodeo. La medida para este problema fue un modelo general de exposición, útil potencialmente para todos los temas y al cuál pudieran recurrir sin descuidar el tiempo y la formalidad.

El resultado es el siguiente. Vale decir, que fue producto del trabajo conjunto con los estudiantes. Tomaremos como ejemplo el tema “Tiempo libre” para mostrar el esquema:

Estructura exposición “TIEMPO LIBRE”

Introducción

1.Definición del tema “¿qué es el tiempo libre”?
2. El tema desde mi experiencia “¿qué hago yo en mi tiempo libre?”
3. Ejemplos “¿qué hago, dónde lo hago?”

Desarrollo

4. Destacar un problema “no hay suficiente tiempo libre en el mundo moderno”, “la gente no utiliza adecuadamente su tiempo libre”
5. Causas del problema “el trabajo no da tiempo para nada”,
“la televisión y el internet nos hacen desperdiciar el tiempo libre”

6. Ejemplificar problema “La situación del tiempo libre en mi país o mi situación personal”

Conclusión

7. Solución o reflexión final “la gente debe aprovechar mejor su tiempo
sobre el problema libre” “debemos buscar tiempo libre en nuestras vidas aunque sea difícil”
Como podrá verse, es relativamente sencillo adaptar un tema cualquiera a esta estructura. Los alumnos no mostraron dificultades para seguir el modelo. Después de algunos ensayos adquirieron soltura en la preparación de exposiciones breves. En este caso, juega muy a favor del examinado la misma generalidad de los temas. Esto permite la flexibilidad de enmarcarlos en el modelo propuesto:

1.Definición del tema
2. El tema desde mi experiencia
3. Ejemplos
4. Destacar un problema
5. Causas del problema
6. Ejemplificar problema
7. Solución o reflexión final

El resultado final de este ejercicio fue que el alumno logró formular expresiones como las siguientes:

Para empezar, el tiempo libre es…

En mi caso, cuando yo tengo tiempo libre…

Desde mi punto de vista, la gente no utiliza adecuadamente su tiempo libre…

En mi país, por ejemplo…

El mundo moderno es demandante, por esta razón no tenemos suficiente tiempo libre…

Para concluir, considero que es necesario que el tiempo libre…

Comentario final

Con la aplicación de estas pequeñas estrategias consideramos que el alumno se encuentra mejor capacitado para la segunda parte de la prueba oral DELE B2. En nuestro caso, los resultados obtenidos fueron exitosos, e incluso útiles para otras tareas de comunicación,

Es importante tener en cuenta que e la pronunciación, la gramática y el léxico, también se evalúan en la prueba. Estas cuestiones necesitan atención y tratamiento especial por parte de profesores y alumnos. Creemos que lo expuesto aquí resulta útil especialmente para estudiantes cuyas dificultades residen en la estructura-formalidad, como puede ser el caso de estudiantes jóvenes, en ocasiones incluso tal vez en su propia lengua. Una reflexión conjunta profesor-estudiante para establecer modelos de este tipo, puede ser además útil para fomentar la toma de conciencia sobre las estructuras mayores de la lenguaje, los tipos de discurso y sus fines.

A continuación, concluimos con otro tema estructurado bajo el modelo que planteamos con el fin de exponernos más acertadamente:


Estructura exposición “LA ALIMENTACIÓN ACTUAL”

Introducción

1.Definición del tema “¿qué es la alimentación, ¿cómo es la alimentación actual?”
2. El tema desde mi experiencia “¿Cómo me alimento yo y mi familia?”
3. Ejemplos “¿cómo es una comida normal en la actualidad?”

Desarrollo

4. Destacar un problema “La alimentación actual es muy mala”, “la gente no como adecuadamente”
5. Causas del problema “la comida es artificial”

6. Ejemplificar problema “la comida chatarra”

Conclusión

7. Solución o reflexión final “las personas deben comer balanceadamente”

0 Comentarios

Dejar un comentario






ACCESO AL AULA VIRTUAL

Categorías del blog