Cursos profesores de español
Blog profesores de español

Una visión desde China: la paradoja de los profesores nativos

Me llamo Manuel, soy español, nacido y criado en Madrid. Debido a la gran crisis econónica que vivió el mundo entero y especialmente España a partir del año 2008, en 2012 finalicé mis estudios de Comunicación Audiovisual y fui a buscar trabajo a Shanghai, China.

Ahí estuve buscando trabajo hasta encontrar algo relacionado con mis estudios pero, por diferentes motivos, principalmente por problemas de visado, comencé a trabajar en el ámbito de la enseñanza. En este caso era profesor de inglés en una academia donde daba clases los fines de semana a niños de entre 6 y 12 años.

Me sorprendió en un primer momento que me aceptaran para trabajar ahí, sabiendo que en el anuncio pedían a un profesor nativo. Y como ya he expuesto anteriormente, yo no soy de ningún país de lengua inglesa. Les bastó con un currículum y una breve entrevista telefónica donde básicamente me preguntaron mi nacionalidad y me explicaron que debía dar una clase de demostración como prueba de validez.
Considero que mi nivel de inglés es alto y no tuve ningún problema en dar las clases a mis alumnos, aunque no tengo ningún título que acredite mi nivel.
Durante mi experiencia en ese trabajo conocí a los demás profesores, la mayoría americanos, ingleses, canadienses, australianos y algunos de otras nacionalidades como franceses o rusos.
Me marcó mucho una conversación que tuve con uno de ellos. Se llamaba Kevin, era americano, nacido y criado en Nueva York, y era la primera vez que estaba en China. No sabía prácticamente nada de chino pero tenía una particularidad que le hacía diferente a los demás profesores, y era la base de todos sus problemas con este trabajo: tenía un abuelo chino del que había heredado rasgos físicos como el pelo y los ojos.

Y la respuesta de por qué esto era el origen de los problemas era muy sencilla: por mucho que fuese americano, que fuese nativo, que no tuviese contacto prácticamente con la cultura y el idioma chino, parecía chino físicamente; y los padres de los alumnos no querían pagar tanto dinero por tener un profesor nativo que pareciese chino. Para solucionar el malestar en algunas de sus clases, me pusieron a mí, y se acabaron los problemas.

Tengo que decir que nunca tuve que mentir a nadie, tanto los padres como los alumnos sabían perfectamente que yo era español y yo no ocultaba nada. Básicamente es lo primero que me preguntaban los alumnos el primer día de clase.

Toda esta situación me dio que pensar. Realmente todo indicaba que preferían tenerme a mí de profesor básicamente por mi aspecto físico. Daba igual que no fuese nativo, tenía la apariencia ideal de profesor de inglés, con rasgos occidentales, por lo que los padres de mis alumnos estaban dispuestos a pagar mucho dinero.
Yo sabía que mejor inglés que Kevin no podía hablar, y todo me parecía un despropósito, hasta que me puse en la situación inversa. Si yo estuviese en España y quisiera recibir clases de chino y me diesen a escoger entre alguien con apariencia china y otro con rasgos occidentales, ¿la elección no sería siempre la primera? Quizás habría que plantearse la experiencia de los profesores en el ámbito de la enseñanza. Si la elección fuese entre una persona china sin experiencia en la docencia y un francés con el título de chino y mucha experiencia en la enseñanza del chino, ¿la elección no sería también mayoritariamente la primera?

Personalmente creo que las personas nativas son las ideales para impartir clases de idiomas a ojos de los alumnos. No se trata sólo del idioma, sino que conlleva una cultura del idioma y del país que el nativo puede aportar. Pero eso no significa que cualquier persona puede dar clases de su lengua materna. Es más, lo normal es que las personas que han aprendido un idioma como segunda lengua, sepan más en cuanto a reglas gramaticales, por ejemplo, que un nativo, que puede deducir estas reglas por intuición pero quizás sean complejas de enseñar sin esas reglas escritas.

Es por todo esto que decidí hacer este curso. Sé lo importante que es ser nativo si quieres enseñar español, pero también sé que no es fácil dar clases de español sin estar preparado para ello. Espero que todo lo que he aprendido aquí me ayude a seguir por este camino laboral que descubrí en un sitio tan lejano como China.

Experiencias profesores español

(0) Comentarios

    Comentar